Miss California, Perez Hilton y los matrimonios homosexuales

por el buscador


Vodpod videos no longer available.

more about “La respuesta a Perez Hilton“, posted with vodpod

 

 

Nunca veo eventos de belleza, pero si me entretengo viendo las fotos de las chicas, especialmente cuando desfilan en trajes de baño.

En esas andaba cuando me encontré con la noticia de que en la elección de Miss Estados Unidos, la representante de California, Carrie Prejean, pudo haber perdido la corona por su respuesta en cuanto a los matrimonios homosexuales.

Resulta que el bloguero Pérez Hilton,  quien es gay y según entiendo se dedica a llevar y traer la vida de las estrellas, le preguntó a la joven su opinión sobre la legalización del matrimonio gay.

La bella rubia de 22 años respondió: “vivimos en un país donde puedes elegir tener un matrimonio homosexual o uno heterosexual. Y saben que: yo creo que en mi país, en mi familia, un matrimonio debería ser entre una mujer y un hombre. Sin querer ofender a nadie, pero ésa fue la manera en que fui criada”.

Ni que decir que el muchachito Pérez Hilton estalló. El hombre retransmitió la gala vía Twitter y llegó a decir que si ella ganaba estaba decidido a subirse al escenario y arrancarle la corona.

El lunes subió un vídeo a su blog donde ofende a la muchacha y califica su respuesta como la peor en la historia de los concursos de belleza en Estados Unidos.

“Ella está perdida porque no cree en los matrimonios gays, Miss California es una perra estúpida. Ella no cree en los matrimonios gays porque ella no inspira ni une”, fueron las ofensas. También le dijo que no tenía ni una mitad de cerebro.

Aunque no tengo nada en contra de los gays (al menos hasta ahora), yo me pregunto ¿Por qué esta gente exige tolerancia y ellos son los primeros intolerantes? No se puede opinar nada que vaya en contra de sus gustos porque estallan “locamente” y se ponen a repartir diatribas.

Por más que este señor se enoje, la muchacha no cambiará su opinión. Ella tiene todo el derecho de manifestarse y de creer que los matrimonios son entre hombre y mujer, allá los otros si piensan lo contrario.