¿Hasta donde llega la podredumbre?

por el buscador


Marathón y España perdieron contra el Club Deportivo y Social Vida de La Ceiba. Marathón y España le ganaron al Real Juventud de Santa Bárbara. ¿Hasta donde llega la podredumbre? No por el triunfo ante el Real, pero si por la derrota ante el Vida.

A principios de la segunda vuelta el Real Juventud estaba en zona de clasificación a la liguilla y de repente, de la nada, se sacan una historia de que hay problemas de dopaje con seis de sus jugadores y se los suspenden. Después de exámenes de  laboratorio y de ríos de tinta en los medios, donde en muchos de ellos se crucificaba a los jugadores santabarbarenses, salen con que no era cierto lo del dopaje, así que disculpen y váyanse para sus casas. ¡Qué bonito!

Es de todos sabido que cuando en una competencia se para a un jugador, se le mantiene en la banca, pues simplemente cuando vuelve a jugar ya no es el mismo. Además, qué pasó con todo el daño sicológico que se le hizo a estas personas y a sus familias. Cuando se habla de dopaje se sospecha de cualquier sustancia, desde medicamentos hasta cocaína, así que ya imagino la presión mediática que esto pudo significar.

Y para acabar de rematar a este equipo, el Real España pierde ante el Vida, el otro equipo en peligro de descenso, en la penúltima jornada. Sus propios aficionados le dijeron de todo. Lo menos fue “vendidos”.

Pero lo del Marathón fue peor. Un equipo que venía goleando y jugando un fútbol casi matemático por su precisión a la hora de buscar el arco. Hace menos de un mes le había metido 4 a 1 al mismo Vida jugando en San Pedro Sula.

Con más de 40 goles en toda la temporada, el Marathón duplica prácticamente al que viene más cerca en esa  materia, el Olimpia. Sin embargo, en el partido contra Vida se vio un equipo sin alma, sin coraje.

Nos quieren hacer creer que un equipo que ha sido mediocre, no desde ahorita, si no desde hace muchas temporadas se creció y eso les salvó del descenso.

Vimos a unos jugadores de Marathón que no corrían, no les importaba, no marcaban, nada que ver con el equipo del resto de la temporada pese a que en ese partido se jugaba el liderato de la liga.

Muestra evidente de eso es cuando Brown marca el gol del transitorio empate. El hombre no celebra la anotación, pues es originario de La Ceiba. En otra jugada el Tyson Núñez, quien también es de La Ceiba, rompe la defensa por la punta izquierda y cuando el sentido común decía que iba a centrar para que Brown rematara, hace un disparo absurdo hacia las mallas… por el lado de afuera.

A estos jugadores mediocres no les importó que con su pachorra prácticamente le están regalando al Olimpia otra final, pues este equipo seguramente va a jugar ticas con el Vida (que es el cuarto clasificado). En cambio ellos se estarán enfrentando al Real España, equipo que en el pasado reciente ha sido su bestia negra, especialmente en el Morazán.

Anuncios