Si son tan populares ¿porqué la represión?

por el buscador


NuevoLos empresarios y el gobierno de facto y opresor de Roberto Micheletti han iniciado una campaña fuerte para validar su golpe de estado. Al extranjero han enviado a un “canciller” que habla puras estupideces cuando lo entrevistan, como cuando dijo que el bloqueo centroamericano al comercio no importaba o que a Manuel Zelaya Rosales lo juzgarían por narcotráfico. A nivel local los empresarios y el gobierno están gastando millones  en marchas “por la paz y la democracia”. ¿De qué paz hablan cuando están golpeando en las calles a los opositores al gobierno? y ¿De qué democracia hablan cuando irrespetaron la Constitución al implantar un gobierno a fuerza de fusiles?

Por cierto, me cuentan que en algunas empresas les dicen a los empleados “que si quieren ir a las marchas, vayan”, pero en otras la cosa es seria y los amenazan que si no van los despiden. Sólo una minoría va voluntariamente y, de esos, la mayoría no entiende el problema de fondo (el irrespeto a la ley, a la Constitución y el quebrantamiento de 28 años de sucesiones democráticas), si no que siguen empeñados en ver que Mel andaba con Chávez “y por eso está bueno que le hayan dado el golpe”.

Los hondureños tenemos tan pocas cosas para sentirnos orgullosos (somos una nación pobre gobernada por un atajo de ladrones). Pero el hecho de saber que después de Costa Rica éramos en Centroamérica la nación con más años de gobiernos democráticamente electos era un motivo de orgullo. Pero con este golpe hemos retrocedido en un día lo que construimos en 28 años y los ignorantes no son capaces de verlo.

Volviendo al punto original. Si este es un gobierno “legítimo” como la cúpula empresarial, los perros de la patria (léase diputados) y el mismo Micheletti dicen, entonces ¿porqué la represión? En los últimos días han estado dispersando con gases lacrimógenos y a balazos las manifestaciones en contra, coludidos con medios de comunicación como Televicentro, Radio América, HRN, La Prensa, El Heraldo y La Tribuna, que se niegan a informar sobre los acontecimientos que “empañen la nueva administración”.

Además, mientras les disparan a quienes reclaman el retorno al orden constitucional, la misma policía y militares protegen a quienes apoyan el golpe y hasta les cierran las calles a su alrededor “para que nadie los moleste”, mientras los medios de comunicación afines al gobierno de facto les dedican horas en su programación o varias páginas en los periódicos.

Si tienen tanto apoyo ¿porqué suspender las garantías constitucionales? Primero dijeron que era “por 48 horas” y luego las extendieron hasta mañana, sábado 4 de julio, de modo que no podemos salir de noche, no podemos reunirnos, pueden allanarnos nuestras casas y nos pueden detener por más de 24 horas, sin decir “agua va”. Y esto habría sido peor porque el decreto enviado por Micheletti al Congreso Nacional solicitaba un estado de sitio, donde se suspenden todos los derechos, pero la diputada izquierdista Doris Gutiérrez lo denunció en una radio y “los perros de la patria” corrieron a cambiar el decreto a último minuto para no verse tan represores. Entonces, insisto, si son tan populares y legalistas ¿porqué la represión y la suspensión de derechos?

Otra estupidez con la que no podemos estar de acuerdo es que enfaticen y se rasguen las vestiduras al decir que esto no es un golpe de estado y que, encima, pretendan que les creamos. El hecho que nos digan que no fue un golpe equivale a decir “ustedes son estúpidos, no piensan y tienen que creer todo lo que les diga”. No señores, así no es la cosa. Sería mejor que dijeran: es cierto, dimos golpe de estado porque era lo conveniente a nuestros intereses y de ahora en adelante estas son las reglas. Y punto.

Anuncios