Dado en adopción conoce a sus hermanos a través de Facebook

por el buscador


TOMADO DE EFE

daily news

Nueva York

Un estadounidense de 38 años localizó a través de la red social Facebook a sus dos hermanos, a los que no conocía porque fue cedido en adopción al poco tiempo de nacer y no tenía información concreta sobre su madre, informó hoy el Daily News.

Jonathan Frank, un tendero que vive en Bayonne, en el estado de Nueva Jersey, descubrió los nombres de sus hermanos, John Martino y Janine, la semana pasada, y el domingo se reunieron los tres por primera vez.

“Facebook es impresionante. Me siento genial, como si hubiera ganado la lotería”, asegura en las páginas del diario Frank, quien tiene dos hijas y durante años ha tratado de localizar a su madre biológica, de quien sólo sabía el apellido de soltera.

Frank, que asegura haber vivido una infancia complicada en los barrios neoyorquinos de Queens y El Bronx, sabía desde los cinco años que era adoptado.

“Tenía un vacío en el corazón”, explica el hombre, que incluso llegó a contratar los servicios de un detective privado para localizar a la mujer que lo dio en adopción.

Éste descubrió que la madre biológica de Frank murió hace tres años a causa de un cáncer de hígado, pero le comunicó que había tenido dos hijos, John Martino y Janine.

El estadounidense trató de localizarlos por diferentes medios sin éxito, hasta que se dio cuenta de que uno de los 226 “John Martino” que encontró en Facebook tenía una amiga llamada “Janine”, por lo que decidió escribirle un mensaje y contarle su historia.

“No sé si eres mi hermano o no, o si me estás buscando, pero durante toda mi vida he estado esperando este momento”, escribió Frank, quien tan sólo una hora después recibió una escueta respuesta en la que su hermano le daba un número de teléfono y le pedía que le llamara.

El padre de John Martino y Janine confirmó la historia de Jonathan Frank enseguida e, incluso, les contó que, poco antes de morir, la madre de los tres puso un mensaje en una web especializada para tratar de encontrar al hijo que dio en adopción hacía más de cuatro décadas.