Ministro de Turismo de Honduras: No visiten mi país

por el buscador


Este artículo, publicado por la revista Time Magazine ha hecho que muchos empresarios y políticos,  especialmente los golpistas, se rasguen las vestiduras. Medios como La Prensa,  El Heraldo y Radio América,  ya han enfilado sus baterías contra el funcionario en Resistencia. Pero ¿porqué estos medios se llamaron al silencio cuando los militares y policías que se vieron en el vídeo golpeaban a la gente? Bueno… golpistas al fin. 

Ricardo martínez

Por Tim Rogers/Time Magazine 

 Traducción libre para La Búsqueda

SAN SALVADOR

Unas vacaciones en Honduras pueden evocar imágenes de destinos espectaculares: las Ruinas Mayas de Copán, bosques nublados repletos de flora y fauna exótica, espléndidas playas con aguas pletóricas de delfines en Roatán. Pero eso no fue lo que reporteros de la industria turística vieron cuando el Ministro de Turismo del país, Ricardo Martínez, presentó un vídeo en una reciente convención en el vecino El Salvador. Con la banda sonora de música revolucionaria se pudo observar a seguidores del depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya enfrentándose con policías antimotines en las calles de la capital, Tegucigalpa.

Martínez, quien fue retirado del gobierno junto con Zelaya después del golpe de estado del 28 de junio pidió disculpas pero al mismo tiempo fue inflexible al mostrar el vídeo. “Me gustaría decirles a todos que vengan a Honduras, que es un lugar tranquilo y que todo es hermoso ¿pero ustedes creen que sería correcto ese mensaje? Por supuesto que no”.

A la Ministra de Turismo en funciones, Ana Abarca, nombrada por el gobierno de facto de Roberto Micheletti,  y a otros representantes del Instituto de Turismo, se les prohibió asistir al Central American Travel Market, la feria de turismo internacional más grande de la región en el año. Esto porque gran parte del mundo, incluyendo a los Estados Unidos y a todos los vecinos de Honduras, se han negado a reconocer el régimen de Micheletti.

El turismo ha sido el motor económico de la nación, pero desde el golpe de estado, según Martínez, la industria se fue en picada en un 70 por ciento, luego de crecer un robusto 9 por ciento durante el 2008.

Cuando se esperaba que las proyecciones de crecimiento para el 2009 alcanzaran el 7 por ciento, ahora se prevé terminar en rojo. Y los 155,000 empleados hondureños por la industria turística están, en palabras de Martínez, “sufriendo violentamente”

Varios vuelos de TACA hacia Tegucigalpa y San Pedro Sula, que solían traer a cientos de turistas extranjeros, han sido cancelados. Un proyecto para construir un aeropuerto internacional en Copán Ruinas fue suspendido y las empresas de vuelos charters desde Europa están echando marcha atrás.

En términos generales se estima que la economía de Honduras ha retrocedido diez años en los pasados tres meses.

El régimen apoyado por los militares ha intentado impulsar la colapsada industria sin chimeneas promoviendo el turismo interno. Trabajando con resorts y hoteles de Roatán (un popular destino de buceo en la costa norte de Honduras),  los organismos de turismo del gobierno de facto están promoviendo paquetes vacacionales al dos por uno.

Muchos hondureños han mordido el anzuelo, llenando las blancas arenas de Roatán y las habitaciones de los hoteles que una vez fueron ocupadas por visitantes de Estados Unidos y de Europa.  Hondureños que apoyan al régimen de facto, como la tour operadora Vilma Sauceda, de Rema Tour, dice que los hondureños están “viajando como locos” en una muestra de apoyo al gobierno de Micheletti. Ella culpa de la caída del turismo extranjero a una “conspiración de los medios de comunicación” y a una “campaña de desinformación” orquestada por los seguidores de Zelaya, quienes estarían tratando de crear el caos y así minar el gobierno de Micheletti, el cual no es reconocido por ningún país del mundo.

Martínez, sin embargo, cree que los hondureños están viajando por lo barato, no por solidaridad política. “Es una oportunidad para ver Roatán, que siempre ha sido caro para los hondureños”, dice.

Y de cualquier forma -observa el depuesto ministro- promover el turismo interno es la única opción que tiene el gobierno de Micheletti, puesto que nadie más les hará caso.

A pesar de la cadena de desgracias que sufre Honduras, Martínez se conserva optimista en que la situación política se normalizará y que el turismo ayudará a sacar el país del hoyo. Varios mega proyectos, como el muelle turístico de la líneas de cruceros Carnival Cruise, en construcción en Roatán; y un resort de playa y campo de golf con una inversión de 15 millones de dólares en el norte del país, se mantienen. Esto es una señal de recuperación a futuro, según Martínez.

“Es un asunto de recuperar nuestra imagen internacional, y creo que puede suceder de la noche a la mañana. De la misma forma en que nos movimos de los positivo a lo negativo, podemos saltar de lo negativo a lo positivo”, dice esperanzado.

Mientras tanto, dice, “seguimos en un estado sin garantías individuales. La policía pueden entrar en su casa sin una orden judicial, puede ser arrestado sin ninguna razón, y no hay libertad de locomoción”

El quiere que el turismo vuelva a Honduras, solo que no bajo la tutela de Micheletti. “No digo que aliento los viajes a Honduras, porque les he demostrado que las condiciones para el turismo no existen”, les dijo Martínez a los periodistas en El Salvador. “Lo que les estoy diciendo es, por favor, no se olviden de nosotros, porque vamos a resolver esta crisis y una vez que lo hagamos, vamos a necesitar realmente de su ayuda”.