Facebook también sirve para despedir

por el buscador


Menuda sorpresa se llevó Chelsea Taylor, una joven británica de 16 años, cuando ingresó a su página de Facebook y encontró que la habían despedido de la cafetería para la que trabajaba en Manchester, Inglaterra.

Resulta que la muchacha perdió unas diez libras (unos 11 euros) cuando atendía el pedido de un cliente, lo que molestó al propietario, quien decidió despedirla mediante la encargada de la cafetería.

Chelsea entró en su perfil de Facebook y encontró un mensaje público de la encargada del establecimiento, Elaine Sutton, que le comunicaba de manera amistosa la decisión tomada por el dueño del Lancashire Tea Room.

En el texto, lleno de faltas de ortografía, Sutton se disculpaba por “enviar un mensaje como éste” pero señalaba que había intentado sin éxito contactar con ella vía telefónica.

“No está en mis manos”, lamentaba la encargada, que le pedía que devolviera el uniforme y señalaba al dueño de la cafetería como responsable del despido, según publica la prensa británica.

La madre de Chelsea, Nicola Taylor, expresó su enfado a los medios: “Estoy furiosa, es algo repugnante. Despedir a un trabajador a través de Facebook es despiadado”.

No es la primera vez que ocurre un hecho de estas características en el Reino Unido. Hace algo más de un año, Kimberley Swann, que entonces tenía 16 años, fue despedida de su empleo después de un solo día de trabajo, tras publicar en Facebook que su trabajo era “aburrido”.

En esta ocasión, su jefe la citó en su despacho y le entregó una carta en la que le comunicaban que prescindían de sus servicios debido a sus comentarios en esta red social.