La renuncia del Papa, el Catolicismo y la homosexualidad

por el buscador


Imagen

Según un artículo publicado por el diario italiano La Repubblica, el Papa Benedicto XVI habría tomado la decisión de renunciar al trono de la Iglesia luego de recibir en diciembre pasado un informe donde se revela una trama sexual, de corrupción y tráfico de influencias. “Por primera vez la palabra homosexualidad fue pronunciada en el apartamento papal”, según el diario.

El informe fue elaborado por tres cardenales, el español Julián Herranz, el eslovaco Jozef Tomko y el italiano Salvatore De Giorgi, y en él se habla de un sistema de “chantajes” internos basados en debilidades sexuales y ambiciones personales.

Según la investigación, altos jerarcas de la Iglesia podrían estar siendo víctimas de chantaje por culpa de “sus vínculos de naturaleza mundana”, o sea, por el apetito de la carne. Tal parece que la carga ha resultado demasiada para el representante de Pedro, con sus 85 años de edad, y se ha decidido por dejarlo todo de lado.

Y es que está visto que, más allá de teorías divinas y mundanas que reclaman la dedicación total a Dios y donde no hay espacio para una familia, el hombre necesita de una pareja  que le acompañe, tanto a nivel moral y espiritual, como carnal. Dentro del mismo cristianismo se señala que Dios creó al hombre y a la mujer para que estuvieran juntos, por lo que eso del celibato fue una carta sacada de la manga que vino a desviar el propósito original.

El mismo Cristo lo planteó: “¿No habéis leído que el Creador desde el comienzo los hizo varón y hembra y que dijo: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos harán una sola carne?”.

De hecho, al principio los sacerdotes tenían mujeres, y se dieron casos como en el Concilio de Constanza (1414-1418), donde 700 mujeres de la calle asistieron para atender sexualmente a los obispos participantes.

Además, las familias de los sacerdotes planteaban problemas mundanos, como el hecho de que al morir el religioso la familia reclamaba sus propiedades, incluyendo la parroquia, por lo que probablemente para solventar esas inconveniencias los jerarcas católicos determinaron optar por el celibato.

Hoy en día, dentro de la Iglesia Católica, resultan proverbiales las anécdotas de los sacerdotes que son “padres”, y no precisamente en un sentido espiritual. Si no, que lo diga aquel padre que durante muchos años estuvo en la zona de Santa Cruz de Yojoa, Honduras, y que dejó a varios hijos por allí, algunos de los cuales fueron criados por un hermano suyo, quizás con mejores principios cristianos que el susodicho. Para más señas, este señor, que ahora ya es un anciano, ha sido asignado en los últimos años al área de Choloma.

También se da el caso de los padres que buscan aplacar los deseos de la carne por los de su propio género. Muchos pretenden que al doblegar sus pensamientos impuros con la lectura de La Biblia y con la meditación sus pretensiones homosexuales desaparecerán.

Algunos lo logran durante años, pero de repente llega la coyuntura donde se encuentran en una situación de poder y donde pueden someter a otros a sus fantasías de alcoba. Por desgracia muchas de las víctimas han sido niños cuyas vidas espirituales se han ido a la basura por culpa de estos sacerdotes degenerados. Otros han encontrado dentro de la iglesia a adultos con similares pasiones y han vivido tórridos romances.

Recientemente en Honduras algunos medios de comunicación, especialmente Canal 36, dijeron públicamente que ciertos sacerdotes de la cúpula han estado implicados en una trama de pleitos por un hombre. Incluso este tiene nombre: Erick; y nacionalidad: mexicano. Según este medio, los susodichos sacerdotes le pusieron un apartamento y le compraron un vehículo.

En su momento a estos líderes religiosos se les señaló por nombre y apellido, pero en ningún momento ellos salieron a defender su honor. Tampoco se conoce de ningún proceso judicial para defenderse de tales imputaciones. Pero al final, solo ellos sabrán.