¿De quién es Astropharma?

por el buscador


Lena Gutierrez

La distinguida diputada Lena Karyn Gutiérrez Arévalo ha salido al paso de las acusaciones de que habría hecho un pingüe negocio de 69.7 millones de lempiras a través del Laboratorio Astropharma, el que antes de llegar el nefasto Partido Nacional al poder apenas le vendía al Estado unos 482,450 lempiras en medicamentos.

Los señalamientos los ha hecho la organización Transformemos Honduras, a los cuales Gutiérrez ha respondido con dos argumentos, uno más estúpido que el otro. El primero es que Transformemos Honduras no tiene personería jurídica; y el segundo, que ella no es propietaria de Astropharma.

El primero no vale la pena ni mencionarlo puesto que para denunciar la corrupción lo único que falta son agallas y no personerías jurídicas que el gobierno entrega a sus amigos. En cuanto al segundo, el señor Carlos Hernández, de Transformemos Honduras, asegura que en “la Oficina Nacional de Compras y Adquisiciones, resolución 8019-003239664 del 26 de noviembre del 2011, aparece Astropharma y el representante es el señor Julio César Gutiérrez Arévalo, que es hermano de la señora Lena Karyn Gutiérrez”.

Aquí pueden pasar dos cosas. La señora Gutiérrez Arévalo podría estar tratando de decirnos: “en serio, oigan, ese laboratorio no es mío…es de mi hermano”, o “no somos dueños, mi hermano solo es el representante y, claro, obtiene beneficios al lograr millonarios contratos del Estado cuando antes vendíamos nimiedades (si se compara a las ventas actuales)”. Si este fuera el caso, al acto de corrupción se le sumaría una cuota de maldad indecible.

Lo otro que podría pasar es que el laboratorio ya no sea de su hermano, o que éste ya no lo represente. Si ese fuera el caso la Fiscalía estaría obligada a indagar en primer lugar la posibilidad de que el negocio haya sido pasado a nombre de testaferros; y, en segundo, si fuera cierto que no tienen ningún vínculo, cómo fue que ese laboratorio pasó de vender 20000 dólares anuales a 3.5 millones de dólares durante el ministerio de Arturo Bendaña.

Aunque lo más seguro es que nada pase y que al final la Fiscalía se preste a lavar la cara, una vez más, a los políticos de turno. Eso sería lamentable pero posible, considerando que Gutiérrez es la mano derecha del presidente del Congreso y ahora candidato a tiempo completo, Juan Orlando Hernández. De hecho, él la dejó encargada a ella de la trucha.

Hay que decir también que la señora ha reaccionado con soberbia, mandando aclaraciones a todos los diarios en las que incluye punzantes amenazas de demandar judicialmente.

Pero no se le olvide doña Lena, que si usted levanta un dedo contra la gente de Transformemos Honduras habrá 8 millones de dedos que la señalarán a usted (bueno, hay que restarle los veinte pelones antipatriotas que se han quedado en el Partido Nacional).