El Islam ¿religión de amor?

por el buscador


Cada vez que una partida de criminales, al grito de “Allahu akbar”, hace explotar una bomba o irrumpe en unas oficinas, armados con AK 47 y ametrallan a gente inocente, líderes musulmanes de todo el mundo corren a aclarar que no están de acuerdo con esas masacres y que el Islam es una religión de amor.

Sin embargo, algo muy enfermizo debe ocurrir con algunos de estos grupos. Los hechos hablan más fuerte que cualquier discurso que pretenda distanciarse de sus acciones de intolerancia homicida.

Por ejemplo, en Nigeria queman iglesias con los feligreses dentro. La excusa: son cristianos. En Egipto suelen matar a los cristianos coptos; y ¿cómo olvidar los ataques del 11 S? ¿Y qué se puede decir del ataque al semanario Charlie Hebdo, donde respondieron con balas asesinas a un “ataque” perpetrado con caricaturas?

Y estas acciones tienen larga data. Nadie debe olvidar la sentencia de muerte dictada contra el escritor Salman Rushdie por su novela “Los versos satánicos”. Un texto que sugiere, entre otras cosas, que algunos versículos del Corán fueron inspirados, no por Dios, si no por los deseos muy humanos de su profeta.

Desde entonces, el autor anglo hindú ha vivido escondido. Sin embargo, algunos de los traductores y editores de la obra han sido asesinados o han sufrido atentados.

Si los cristianos mataran a todos los escritores, filósofos y cineastas que se atreven a dudar de la divinidad de Jesús, por ejemplo, ya media sociedad occidental habría sido masacrada.
Pero por supuesto, cuidado criticamos a esos extremistas porque entonces nos calificarán de islamófobos, xenófobos e intolerantes. Ellos sí tienen derecho a coartar las libertades en el mundo libre, pero no al revés, nosotros no debemos cuestionarlos.

Anuncios